contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en customer@letraaletra.com

inicio

secciones:

actualidad

opinión

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas



902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa

Quién maneja mi Bankia, Quién? por Augusto Salmerón
Por eso, si hay algo que me tranquiliza es saber que los cementerios están llenos de banqueros sin riquezas, a los que ni huesos siquiera quedaron, con el pasar lastimero de un tiempo pasado que siempre fue mejor (risas).
Ay¡¡¡¡¡ quién maneja mi barca que a la deriva me lleva, decía Carmen Amaya cuando conseguía cero puntos para nuestro ínclito país de pandereta, toros, lolailos, olés, churros con chocolate y berenjenas en vinagreta. Y, es que, eso de estar siempre en la cola de Europa, geográfica, política, económica y socialmente, es una losa difícil de llevar desde que ya no se pone el sol en nuestro reino de farándula, crápulas, especuladores, usureros, tramposos y bankieros de medio pelo que azotan nuestras calles y avenidas.

Es nuestro país cuna de ilustres chorizos, vergel de estómagos agradecidos y edén de los que medran a costa de los demás. Ejemplos haberlos haylos en la historia más reciente de nuestro esquilmado país, pero no sólo ya que a lo largo de los milenios, la clase política primero, y los banqueros después, son indignos ejemplos de saqueos impuros e impunes, a la manera más vil y oficial, institucionalizada por la elite del momento que esquilmaron sin compasión las arcas del erario público, a su antojo y sin contemplación.

Estos aguiluchos inmisericordes, amigos de lo ajeno, han chupado como vampiros y desde tiempos inmemoriales la teta del tesoro público, exprimiendo la ubre en lo habido y por haber, pasándose por su forro más interno, a sus antojos y caprichos, toda la lozanía española, con la cara del sinvergüenza que azuza el patriotismo y narcotiza al vulgo en su propio beneficio, con la insana e inmoral idea de medrar y hacerse rico, a costa de los demás, más si cabe aún, a costa de tanta ignorancia, que hizo que siempre lo tuvieran fácil a la hora de saquear. Y, ahora, en pleno siglo XXI, así nos va y nos viene, que no nos queda ni para aceite refinado de girasol.

Pero como en este ínclito país somos más papistas que el Papa de Roma queremos seguir en el Euro porque con goma o sin goma, estamos convencidos que ahí dentro se vive mejor, craso error amigo Sancho. Resulta que el ministro que nos enchufó semejante gancho fue Rodrigo Rato y de aquellos caldos estos guisos, de pato.

Ahora, cuando el estado vuelve a meter nuestro dinero público en estos ignominiosos rescates tan inoportunos, en un momento inapropiado, brutal y de demencial crisis para los demás, Rodrigo que no es el de Vivar, de rositas y bien pagado, que se nos va.

El jerifalte de los peperos nos deja un banco podrido, en bancarrota, con el auspicio del Banco de España. Ahora que ya son rescatados, el tío se larga por la puerta de atrás, se lleva sus millones, se ríe de los demás a sabiendas que el Estado, que somos todos los pardillos, ya rescatará.

Aquí no ha pasado nada. Pero sí pasa. 23 mil lmllones para Bankia cuando el presupuesto de Sanidad para este año es de 3000 y el de la Educación de 2500, no deja de ser una burla, difícil de masticar. Lo que me extraña de todo esto es que no se produzca una guerra civil para tirar a estos inútiles del gobierno, sin más consideración que mandarlos a la mierda por incompetentes y por hacerles el juego político y más grande el bolsillo a los que han arruinado este país: BANQUEROS Y POLÍTIQUILLOS de cuarta fila.

Tamaña burla no deja de ser una burda patraña más de este Estado del Malestar en el que los poderosos que gobiernan: políticos de cuarta clase y crápulas banqueros de medias tintas, se convierten en los verdaderos ladrones de guante blanco que limpian con esmero todo lo que alcanza su plumero, con la intención de su bolsillo llenar, teniendo en las malas artes del control electoral, su leif motiv para medrar y medrar, sin descanso y sin parar.

Por eso, en este país de ilustres chorizos y bandoleros, ahora de guante blanco y bien vestidos, no queda otra que seguir arrimando el hombro, me refiero a los de abajo, para ayudar a los más desfavorecidos a salir de la crisis, porque ni estas especies endémicas de polítiquillos de tres al cuarto que nos gobiernan, ni los banqueros de mierda que nos chupan la sangre segundo a segundo, harán nada más que no sea llenar sus arcas, medrar y ascender.

Por eso, si hay algo que me tranquiliza es saber que los cementerios están llenos de banqueros sin riquezas, a los que ni huesos siquiera quedaron, con el pasar lastimero de un tiempo pasado que siempre fue mejor (risas).
volver a inicio
902 88 54 59
www.letraaletra.com
Notas de Prensa